La actriz Angelina Jolie se hizo una doble mastectomía como prevención debido a que se le detecto un gen que la predisponía a contraer cáncer de seno y de ovario.

Su madre murió de cáncer de seno a los 56 años.

Había logrado mantener estas operaciones en secreto, pero decidió romper el silencio en una columna escrita por ella misma para el diario New York Times.

Fue en el mes de febrero que tuvo estas operaciones.

Se nuestro patrono!

.

“Mi madre luchó contra el cáncer por casi una década y murió a los 56. Se mantuvo en pie el tiempo suficiente para conocer a su primera nieta y sostenerla en sus brazos. Pero mis otros hijos nunca tendrán la oportunidad de conocerla y experimentar cuán amorosa era. A menudo hablamos de “la mamá de mamá” y siempre trato de explicarles sobre la enfermedad que la alejó de nosotros. Me preguntaron si lo mismo podría pasarme a mí. Siempre les dije que no se preocuparan”, empieza la columna de la artista de 37 años, publicada como una “Op-Ed” -editoriales de autores ajenos al diario-.

“Estimaron que tenía un 87 por ciento de riesgo de contraer cáncer de pecho y el 50 por ciento de riesgo de contraer cáncer de ovarios, aunque el riesgo es diferente en el caso de cada mujer”, aseguró. Y agregó que sólo una fracción de los cánceres de pecho es resultado de una mutación heredada de genes. Y que aquellas con el defecto en BRCA1 tienen el 65 por ciento de riesgo de contraerlo, en promedio.

“Una vez que conocí que esto era parte de mi realidad, decidí ser proactiva y minimizar el riesgo lo más que pudiera. Tomé la decisión de hacerme una doble mastectomía preventiva. Empecé con los pechos, porque mi riesgo de cáncer de pecho es mayor que el de ovarios y la cirugía es menos compleja”, continúa la esposa de Brad Pitt, madre de seis hijos con el actor.

Jolie reveló su historia personal para ayudar a otras mujeres que podrían estar en su misma situación: “Cáncer es todavía una palabra que atemoriza los corazones de la gente, produce un profundo sentido de imposibilidad. Pero hoy es posible descubrir a través de un examen de sangre si se es altamente susceptible al cáncer de pecho y ovarios, y entonces tomar acciones”, manifesta.

El pasado 27 de abril terminó los tres meses de procedimientos médicos previos y posteriores a las mastectomías. Y hoy asegura que tras la operación, su riesgo se redujo a 5%. “Puedo decir a mis hijos que ahora no tienen por qué temer la posibilidad de perder a su madre debido a un cáncer de mama”, expresa. Y concluye: “La vida viene con muchos retos. Los que no deberían asustarnos son aquellos sobre los que podemos tomar control”.

Conoce nuestra app en facebook