Desde 2011, por lo menos, la DEA conocía las operaciones y movimientos de Miguel Ángel Treviño Morales, incluso sus agentes lograron que les proporcionara información sobre sus enemigos y rivales de otros cárteles y de los mismos Zetas, pero esos datos no fueron entregados a las autoridades mexicanas, revelaron fuentes del gobierno federal.

Funcionarios de primer nivel consultados por el sitio 24 HORAS, reconocieron estar molestos porque la agencia antinarcóticos estadounidense mantiene su propia agenda y de las operaciones que se le permitió realizar en la administración pasada obtuvo mucha información que no compartió con México, permitiendo, coincidieron, que un narcotraficante como “El Z-40″ operara sin ser detenido, “porque les era útil”.

Se nuestro patrono!

.

“Esta relación con Estados Unidos debe cambiar, ahora la información deberá ser compartida y no administrada por ellos, en eso estamos trabajando”, sostuvo una de las fuentes.

Tras analizar la información que en los últimos tres años proporcionó la DEA a la Policía Federal, Marina y el Ejército sobre Los Zetas, los investigadores encontraron un patrón y detalles con los que lograron establecer que la DEA cuenta con informantes dentro de la estructura de ese grupo paramilitar.

Pero los detalles que más llamaron la atención de las oficinas mexicanas, es que esa misma información mostraba que desde hace varios años conocían los movimientos de “El Z-40″, algunas de sus casas de seguridad en Tamaulipas, Veracruz y Coahuila, así como sus contactos en México y Estados Unidos, y algunas de las balaceras que protagonizó en Tamaulipas, por ejemplo.

A partir de 2012, dentro de la estructura de Los Zetas, comenzaron las acusaciones contra Heriberto Lazcano, “El Lazca”, líder del grupo entonces, y el propio Treviño Morales, como delatores de sus propios compañeros, los jefes de plaza y de células de sicarios. Tras la muerte del primero, los señalamientos se volcaron hacia “El Z-40″.

“Sabemos que es verdad que ‘El Z-40′ proporcionó información sobre algunos de sus rivales dentro de la organización para que fueran detenidos y esos datos los obtuvo la DEA”, comentó otro de los funcionarios.

Aparentemente eso ocurrió en los casos de Raúl Lucio Hernández, “El Z-16, y Enrique Rejón Aguilar, “El Mamito”, detenidos en 2011, en diciembre en Veracruz y en julio en la Ciudad de México, respectivamente.

Otros casos en los que las autoridades mexicanas sospechan que “El Z-40 también los delató son: Luis Reyes Enriquez, “El Z-12″; Jamie González Durán, “El Hummer”, y Daniel Pérez, “El Chachetes”, capturados entre 2008 y 2009.

A finales del año pasado, Treviño Morales tuvo que replegarse, disminuyó su poder dentro del cártel, de acuerdo con la información actualizada que tienen las autoridades mexicanas, esto debido a que se le acusaba con mayor fuerza de las traiciones que había cometido para ascender dentro de Los Zetas, incluso se le señalaba como uno de los responsables de que “El Lazca” fuera abatido el año pasado por la Marina.

Sin embargo, no abandonó la zona de Tamaulipas y Coahuila, donde se sentía más protegido y podía tener control de algunas operaciones de trasiego de drogas, robo de combustible y tráfico de migrantes, y con ello dinero fresco para moverse. Pero estaba buscando nuevos contactos con pandillas en Estados Unidos y aparentemente la información que proporcionaba ya no era de tanta utilidad, “por eso quizá ya no le era útil a las agencias, y por eso dieron (hace unas semanas) la información sobre su escondite, el cual conocían desde hace mucho tiempo”, precisó el funcionario.

Via: 24 horas

Conoce nuestra app en facebook