El poeta y novelista colombiano Álvaro Mutis  falleció en México D.F. Sus amigos lo recuerdan y el mundo lamenta su muerte.

“Uno de los colombianos más cultos de su época, discípulo de Eduardo Carranza en los paraísos de la poesía, gozoso catador de licores y de libros de historia, discípulo del Prince de Ligne, melómano precoz, admirador certero de Alfonso López Pumarejo, que siempre estuvo en la avanzada de nuestra estética.”

Así definía Álvaro Castaño Castillo a su gran amigo el escritor Álvaro Mutis, que falleció el domingo en Ciudad de México a los 90 años recién cumplidos.

Se nuestro patrono!

.

José Gabriel Ortiz, embajador de Colombia en ese país, confirmó que el escritor se encontraba hospitalizado desde el domingo pasado. Los servicios funerarios del poeta y novelista se realizarán este lunes, por deseo de sus familiares, según informó a EL TIEMPO la Funeraria García López.

Novelista y poeta, nacido en Bogotá el 25 de agosto de 1923, Mutis fue galardonado durante su nutrida carrera en las letras con el Premio Xavier Villaurrutia en 1988, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1997, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1997, el Premio Cervantes en el 2001 y el Premio Internacional Neustadt de Literatura en el 2002.

El escritor, quien estableció su residencia en Ciudad de México en 1956, fue autor de obras como ‘La mansión de Araucaima’, ‘Un bel morir’, ‘Ilona llega con la lluvia’, ‘La nieve del almirante’, ‘Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero’, ‘Summa de Maqroll el Gaviero’, ‘Reseña de los hospitales de ultrama’r, ‘Crónica regia’ y ‘Cita en Bergen’, entre otras.

Mutis –hijo de diplomático– creó una extensa obra poética, caracterizada por la exuberancia, la torrencialidad, la vegetación sensual y feroz, según los críticos.

Un sentimiento de pesar

El domingo, al conocerse su fallecimiento, el presidente Juan Manuel Santos dijo: “Los millones de amigos y admiradores de Álvaro Mutis lamentamos profundamente su muerte. Colombia entera le rinde honores”.

Las reacciones por la muerte del maestro vinieron de todas partes del mundo. Varios escritores expresaron sus sentimientos a través de las redes sociales y manifestaron su pésame.

La escritora Margo Glantz escribió: “Lamento la muerte de Álvaro Mutis”; el escritor Jorge Volpi tuiteó: “Lamento la muerte del entrañable, irónico y sutil Álvaro Mutis, uno de nuestros grandes narradores”.

El presidente del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa escribió: “Álvaro Mutis ha fallecido. Mi pésame a Carmen y sus hijos. Y a Gabriel García Márquez por la muerte de su amigo más entrañable.”

Hombre de radio

Mutis fue también un hombre de radio. Su voz, la primera en decir: “Esta es la Emisora HJCK, una emisora para la inmensa minoría”, también quedará para siempre en el recuerdo del país.

“Fue en la Radio Nacional de Colombia mucho más que una voz privilegiada; era el hombre de radio perfecto. Presentaba la noticia con una perfección profesional solo comparable con la de los locutores oficiales de la BBC de Londres, y constituía la alegría de sus compañeros de trabajo por su gracia y su buen humor”, decía Castaño Castillo para homenajearlo por sus 90 años.

Miguel Camacho, locutor y periodista de la HJCK, cuyo padre, el poeta Arturo Camacho, fue un amigo muy cercano de Mutis y compartió con él grandes momentos en esta estación radial, habló de la pérdida.

“En su último encuentro, la visita que le hizo a mi padre antes de morir, recordaron los episodios de Mutis como locutor, cuando fue el narrador de la serie Los intocables (…). Tenía una voz profunda, la apropiada para que lo designaran para hacer la voz de Dios. Quien hable de Mutis lo va a tener que ligar con la palabra generosidad; siempre se entregó a los demás, aun poniendo en riesgo su tranquilidad”, afirma.

Amigo íntimo de Gabo

Camacho recordó también la relación de Mutis con Gabriel García Márquez.

“Uno de los grandes impulsos en la literatura de Gabriel García Márquez –agrega– estuvo por obra de Álvaro Mutis, que decidió regalarle su máquina de escribir, que ni siquiera le pertenecía, pero le dijo: ‘Llévatela, porque tú tienes que escribir’, pues Gabo no tenía cómo escribir”.

Y es que todos sus amigos recuerdan a Mutis como un mecenas.

“Era un hombre expansivo, generoso, lleno de conocimiento, un lector insaciable de muchas literaturas, sobre todo la francesa”, dijo en la noche del domingo el escritor Juan Gustavo Cobo Borda. La última vez que conversó con Mutis–dijo–hablaron sobre Paul Morand.

“Me decía que ese autor lo había acompañado toda la vida. Le gustaban los menos obvios y más problemáticos (…) cualquier charla con Mutis era revelarme un continente”, dijo Cobo Borda, quien recuerda que cuando lo acompañó a recibir el premio Miguel de Cervantes, compartieron con el poeta chileno Gonzalo Rojas.

“El diálogo entre ellos era muy especial: poetas de la misma generación. Los dos habían emprendido viajes por Alemania, muchos vinos, la lectura de los poetas románticos y dentro del mundo que le gustaba mucho a Mutis, de las monarquías, su amistad con el Rey de España –recuerda Cobo Borda– siempre estaba algo que era un signo distintivo de Mutis, la cercanía con los poetas de toda América”.

Via: El tiempo.com

Conoce nuestra app en facebook