La “Alianza por la Salud Alimentaria” ha denunciado que en Televisa, TV Azteca y Milenio Televisión no les han dejado comprar espacio para un comercial el cual hablan sobre “los riesgos del refresco” y los “beneficios a poner impuestos a estas bebidas”.

A continuación el comercial y el comunicado integro:

Se nuestro patrono!

.

Las televisoras Televisa, TV Azteca y Milenio TV, por más de un mes, se han negado a pautar un anuncio que expone los riesgos del refresco y los beneficios que puede traer para la población un impuesto a estas bebidas y el destino de los recaudado a la introducción de bebederos de agua en todas las escuelas y espacios públicos, mientras, trasmiten una publicidad intensa de refrescos y bebidas azucaradas que dañan la salud y los buenos hábitos de alimentación.

Desde el pasado 21 de agosto se realizó contacto con Televisa para solicitar la transmisión del anuncio “Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas” a través de una solicitud de inversión, después de 40 días la televisora no ha atendido la solicitud.

En la misma fecha se solicitó a TV Azteca y no hubo respuesta hasta que el presidente Enrique Peña Nieto anunció la propuesta de impuesto al refresco el 8 de septiembre. El 17 de septiembre se realizó una reunión con la dirección comercial y se llegó a un acuerdo de tarifa. El 24 de septiembre se envía la pauta y al día siguiente TV Azteca informa que no hay disponibilidad en ningún horario.

El 2 de septiembre se solicitó a Milenio TV una propuesta de inversión para la difusión del anuncio. El 3 de septiembre TV Milenio solicitó datos de contratación, envió tarifas y propuesta de inversión. Ese mismo día a las 20:39 informó que no había disponibilidad en los horarios solicitados. Se pidió reprogramación en otros horarios y no hubo respuesta. No se volvió a tomar la llamada.

Anteriormente, en 2012 la empresa Vendor-CBS negó espacios en espectaculares para la campaña “Fue la obesidad, después la diabetes”, argumentando que no quería afectar los intereses de la industria refresquera, después de que los espacios ya habían sido seleccionados y habían entregado presupuesto.

El mismo argumentó utilizó la empresa IMO para negar espacios en parabuses para la campaña “12 cucharadas de azúcar” en mayo pasado después de la selección de espacios, la entrega de presupuesto y la impresión de los anuncios.

En el primer caso ya se sigue un proceso legal.

“El anuncio ‘Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas’ fue producido con el fin de informar sobre los daños que produce el alto consumo de refrescos en la salud de los mexicanos y de apoyar la iniciativa de un impuesto a estas bebidas para que se dirijan los recursos recaudados a la introducción de bebederos de agua en las escuelas y espacios públicos. La propuesta de un impuesto a los refrescos ha sido recomendada para enfrentar la epidemia de obesidad y diabetes al gobierno mexicano por la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud, por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, por el Relator por el Derecho a la Alimentación de Naciones Unidas y por el Instituto Nacional de Salud Pública, entre otras instancias” señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor y miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria.

El comercial “Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas” contiene datos duros sobre el contexto de la obesidad en nuestro país y sobre la efectividad de las políticas públicas impositivas.

Este tipo de medidas resultan ser bastante exitosas, el ejemplo más claro son los impuestos al tabaco.

El impuesto al refresco como una política recomendable y recomendada por organismos internacionales y nacionales y su relación con el derecho a la salud no está en duda.

Por lo anterior, la difusión de esta información forma parte del derecho a la salud de las personas.

La obstrucción a la información presente en el anuncio “Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas” no sólo viola el derecho a la información de las personas sino también su derecho a la salud y a la libre expresión.

El abogado Javier Zúñiga explicó: “Primero, debemos recordar que los particulares pueden violar derechos fundamentales a partir de que las reformas a la ley de amparo establecen que pueden ser autoridades responsables. Es decir, si se tienen actos unilaterales como lo ocurrido entre las televisoras y el anuncio ‘Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas’. Este tipo de decisiones unilaterales propician la información asimétrica. La mayor parte de la población influida por el duopolio televisivo que tiene una penetración mayor al 90% de los hogares sólo recibe información proveniente de la agresiva campaña de la industria refresquera contra esta política pública y contra la evidencia científica, sin tener acceso a la información proveniente desde el interés público. Las televisoras actúan sólo en beneficio de las refresqueras y en contra del interés público”.

“Segundo, el hecho de que la información no llegue a la población viola sus derechos como consumidores. Las personas tienen el derecho de conocer los riesgos y daños que implica el consumo de refresco y la epidemia que actualmente vive nuestro país”.

“Tercero, este vacío informativo también podría considerarse como un atentado al derecho a la salud. El derecho a la salud, según la Suprema Corte de Justicia de Nación, ha sido definido como ‘el más alto nivel posible de salud física y mental, y la adopción de cualquier medida que pueda asegurar la plena efectividad de este derecho’. La información es una de las herramientas más importantes para hacer frente a cualquier epidemia, sobre todo, si es prevenible”.

“Por último, consideramos que el derecho a la información está íntimamente ligado con el derecho a la libertad de expresión. Frente a un fuerte debate público en torno al impacto del refresco en la salud y las políticas públicas que deben implementarse para enfrentarlo, es necesario que la mayor cantidad de información sobre los daños de los refrescos a la salud pública y las políticas públicas para prevenirlo se encuentre disponible para iniciar el debate. En una democracia, como a la que aspiramos, para opinar hay que estar informados y para estar informados hay que permitir el flujo de la información”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor y miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria.

(Fin del comunicado)

Conoce nuestra app en facebook