El técnico Sven-Goran Eriksson sacó a la luz pública lo que ocurrió durante su estancia con la Selección Nacional de México en su nueva autobiografía: “Sven: Mi historia”, criticando la forma en cómo se opera al Tri.

Eriksson escribe de su incredulidad por ser obligado a reportar de forma regular acerca de los asuntos del equipo nacional a los dueños de equipos del fútbol mexicano, indicando que eso sería “impensable” de que ocurriera en Inglaterra.

“Fue absurdo”, escribe. “Yo no podía reportarle a personas distintas, y todos ellos tenían intereses distintos. Siempre había sido claro que quería reportarle a una sola persona& pero así no son las cosas en México.

Se nuestro patrono!

.

“Ahí, era importante hacer alianzas con la gente colocada en los puestos más importantes del negocio del fútbol, ya que eso ayudaría a que la Selección ganara partidos”.

El libro llega en una época en la que el rol de los dueños de los equipos en la Selección nuevamente está en primer plano, luego de la desastrosa eliminatoria mundialista de México, y que el Tri deba disputar un repechaje contra Nueva Zelanda para llegar a la Copa del Mundo Brasil 2014.

Y con el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Justino Compeán, siendo severamente criticado por tener otro ciclo mundialista con cuatro técnicos distintos, Eriksson revela que Compeán le dijo durante su primera reunión que Javier Aguirre era la primera elección para el puesto en 2008, pero que el mexicano no estaba disponible por su compromiso como técnico del Atlético de Madrid.

“Yo siempre había sido la primera elección en mis otros trabajos”, dice Eriksson.

El sueco añade que su sueldo era de casi dos millones de euros anuales (excluyendo bonos) y que el objetivo era llegar a los cuartos de final en la Copa del Mundo.

“Pero tuve enemigos en el fútbol mexicano desde el primer día hasta el último”, afirma Eriksson.

El ex técnico de la Lazio disfrutó vivir en su lujoso departamento en la zona de Polanco, y quedó gratamente impresionado por el nivel de fútbol que ofrecía el país.

“La calidad del fútbol era de un nivel más alto del que esperaba, y el interés por el juego era enorme”, señala. “Todo el tiempo la gente hablaba de fútbol”.

Pero la cosa específica que Eriksson señala de forma repetitiva es su incredulidad porque los dueños tuvieran semejante poder para interferir en su trabajo.

“Más o menos, los dueños de los equipos decidían cómo se operaba a la Selección, al menos así eran las cosas antes de que yo llegara”, escribe.

Eriksson reserva una ira en particular hacia Jorge Vergara, dueño de las Chivas, con quien tuvo que reunirse para explicarle la derrota del 11 de febrero de 2009 ante Estados Unidos en Columbus, Ohio.

“Fue casi como si estuviera respondiendo las acusaciones en una especie de tribunal”, confiesa Eriksson, quien añade que Vergara exigía saber por qué el entrenador de porteros no había sido despedido y por qué el equipo se había quedado en cierto hotel.

Cada pregunta era más tonta que la anterior“, opina el actual técnico del club chino Guangzhou.

En otras confesiones de Concacaf, Eriksson revela su frustración de que Estados Unidos jugó un partido eliminatorio en el gélido Columbus, Ohio, pero añade que México también empleó dichas “tácticas sucias”, como jugar ante Canadá en el intenso calor de Chiapas en septiembre de 2008.

“Así se hacen las cosas en Concacaf”, afirma Eriksson.

El sueco de 65 años también revela que Sunil Gulati, actual presidente de U.S. Soccer, intentó reclutarlo para ser el técnico del seleccionado estadounidense previo a la Copa del Mundo 1994, antes de que Bora Milutinovic fuera contratado.

Tocando de nuevo temas al sur de la frontera con Estados Unidos, Eriksson se quedó con una impresión positiva de México y de los mexicanos, y que él todavía estaba confiado, luego que fue despedido, de que podía haber cambiado las cosas para bien en la eliminatoria para la Copa del Mundo 2010.

“Los mexicanos son gente muy cortés, y esto es algo que contrasta con la imagen negativa que generalmente se difunde acerca de México en todo el mundo”, dice Eriksson.

Via: ESPN

Conoce nuestra app en facebook