En la FIL de Guadalajara, Elena Poniatowska me volvió a hacer en público la pregunta que le he respondido cien veces. Me obliga, con disgusto, a la ciento uno: ¿Por qué me tardé 25 años en pedirle que corrigiera sus errores, de leves a garrafales, en su clásico que la llevó a la fama: La noche de Tlatelolco? Respondí en Nexos al mes de que, en esa revista, en octubre de 1997, enumeré las 60 correcciones que debía hacer en la siguiente reimpresión de su libro. Repito: “Porque fue necesario, Elena, que te me derrumbaras”.

Al regresar a México luego de salir de la cárcel y de un año de exilio en Chile, fui muy amigo de Elena.

Se nuestro patrono!

.

¿Qué me ocurrió? Se me salió. Poco a poco me resultó evidente su infantilización de cuanto tocara. Cuando publicó su canto erótico al Güero Medrano, escuché de mi gran amigo Pablo Pascual, con horror de creyente ante la negación del milagro del Tepeyac: “Tu amiga Elena es una pendeja…”. Lo decía porque volvía héroe al tipo que nos había sentenciado a muerte a todos los no guerrilleros, los que fundamos el STUNAM, el PSUM y luego el PMS y el PRD.

En 26 años fui pasando de un complaciente: Ay, Elenita, a un: Ay, Elena, y un: ¡Carajo, Elena!; dejé de leer sus opiniones, dirigidas a obtener el aplauso de la gayola desechando toda complejidad.

Pero la puntilla la puso el affaire Woldenberg. Un joven, desconocido fuera del ámbito del sindicalismo universitario y la naciente unión de las izquierdas, José Woldenberg, escribía apenas cada quince días en LaJornada. En eso vino la campaña para elección por voto directo del jefe de Gobierno del DF. Recayó en Elena el discurso de arranque porque era un personaje sin partido. Pero no lo dirigió contra el PRI, que por decenios había despojado a los ciudadanos del DF de su derecho a elegir gobernante, sino contra un tal José Woldenberg. “Y le demostraremos a José Woldenberg que los ciudadanos sí pensamos… Y le demostraremos que… bla, bla…”. En cólera, escribí en mi sección contra ese injusto giro de lo que debía ser un ataque al PRI, convertido en paliza a un joven de izquierda desconocido fuera de ese ámbito.

Elena me telefoneó para disculparse. Que ella no sabía de qué hablar y Pablo Gómez le había sugerido que el tema lo daba el último artículo de Woldenberg, donde afirmaba que los ciudadanos no pensaban. Le pregunté si lo había leído. Me respondió que no, pero se lo había sintetizado Pablo. Me heló su deshonestidad intelectual. Le expliqué: Pepe dice que nadie puede hablar a nombre de “los ciudadanos” porque los ciudadanos piensan de muy variadas maneras y, algunos, no piensan.

Que lo llamaría para disculparse. Y me pidió el número de Pepe. Se lo di, aclarando que: “Ofensas públicas exigen disculpas públicas”. Prometió llamarlo y escribir su disculpa. No hizo ni siquiera la llamada. “A la deshonestidad intelectual suma la soberbia”, concluí.

Y remató el affaire Krauze. Éste me había entrevistado para el capítulo sobre Díaz Ordaz de La presidencia imperial. Me envió un ejemplar. Leí con horror un párrafo de un González de Alba cursi hasta la vergüenza ajena. Vi la cita y no era Los días y los años, mi crónica del 68, sino La noche de Tlatelolco. La releí y lo que el cariño había ocultado, resplandeció en toda su torpeza: más de 50 citas eran erróneas. Y algunas tan graves como ponerme a mí, el 2 de octubre, durante la balacera, en el quinto piso del edificio Chihuahua, dentro de un departamento, hablando con el Búho.

Jamás estuve allí. Fui detenido en el tercer piso y por eso fui testigo directo del pánico en que cayeron los que, con un guante blanco y pistola, habían iniciado los disparos. Los vi aterrados, los oí suplicar: “Batallón Olimpia. ¡No disparen!”. Un grito de pánico.

Elena se negó a corregir y la demandé. No por plagio, pues le había permitido usar el manuscrito de mi crónica que ella sacó de Lecumberri, sino por alteración del contenido. Un tribunal me dio la razón. En 1998 apareció la versión corregida. Por qué cayó en errores lo publiqué: “En descargo de Elena”: Milenio 20.03.11.

Conoce nuestra app en facebook