La semana pasada Dylan Farrow escribió una carta donde relataba que su padre adoptivo Woody Allen había abusada de ella a los 7 años, el director ha contestado por la misma via.

En ella Allen afirma que fue la madre, Mia Farrow la que sembró en la mente de Dylan que fue violada, no soy ningún experto, pero se me hace muy difícil de creer que a los 7 años se le pueda sembrar eso a alguien, quizás a menor edad si, o probablemente a una niña de esa edad se le pueda convencer que a los 4 años fue violada por alguien, pero no de un acto que acaba de pasar.

Pero vamos a suponer por un momento que se le pueda sembrar el recuerdo, dudo mucho que se le puedan sembrar detalles como un tren eléctrico que estaba en la habitación y que eso haya hecho que Dylan Farrow le cause mucha aversión durante muchos años después, un tren de juguete, son esos detalles que cuenta Dylan sobre la habitación y los objeetos que ahi habia que hacen que crea que las acusaciones son reales.

A continuación la carta en ingles y en español:

Se nuestro patrono!

.

TWENTY-ONE years ago, when I first heard Mia Farrow had accused me of child molestation, I found the idea so ludicrous I didn’t give it a second thought. We were involved in a terribly acrimonious breakup, with great enmity between us and a custody battle slowly gathering energy. The self-serving transparency of her malevolence seemed so obvious I didn’t even hire a lawyer to defend myself. It was my show business attorney who told me she was bringing the accusation to the police and I would need a criminal lawyer.

I naïvely thought the accusation would be dismissed out of hand because of course, I hadn’t molested Dylan and any rational person would see the ploy for what it was. Common sense would prevail. After all, I was a 56-year-old man who had never before (or after) been accused of child molestation. I had been going out with Mia for 12 years and never in that time did she ever suggest to me anything resembling misconduct. Now, suddenly, when I had driven up to her house in Connecticut one afternoon to visit the kids for a few hours, when I would be on my raging adversary’s home turf, with half a dozen people present, when I was in the blissful early stages of a happy new relationship with the woman I’d go on to marry — that I would pick this moment in time to embark on a career as a child molester should seem to the most skeptical mind highly unlikely. The sheer illogic of such a crazy scenario seemed to me dispositive.

Notwithstanding, Mia insisted that I had abused Dylan and took her immediately to a doctor to be examined. Dylan told the doctor she had not been molested. Mia then took Dylan out for ice cream, and when she came back with her the child had changed her story. The police began their investigation; a possible indictment hung in the balance. I very willingly took a lie-detector test and of course passed because I had nothing to hide. I asked Mia to take one and she wouldn’t. Last week a woman named Stacey Nelkin, whom I had dated many years ago, came forward to the press to tell them that when Mia and I first had our custody battle 21 years ago, Mia had wanted her to testify that she had been underage when I was dating her, despite the fact this was untrue. Stacey refused. I include this anecdote so we all know what kind of character we are dealing with here. One can imagine in learning this why she wouldn’t take a lie-detector test.

Meanwhile the Connecticut police turned for help to a special investigative unit they relied on in such cases, the Child Sexual Abuse Clinic of the Yale-New Haven Hospital. This group of impartial, experienced men and women whom the district attorney looked to for guidance as to whether to prosecute, spent months doing a meticulous investigation, interviewing everyone concerned, and checking every piece of evidence. Finally they wrote their conclusion which I quote here: “It is our expert opinion that Dylan was not sexually abused by Mr. Allen. Further, we believe that Dylan’s statements on videotape and her statements to us during our evaluation do not refer to actual events that occurred to her on August 4th, 1992… In developing our opinion we considered three hypotheses to explain Dylan’s statements. First, that Dylan’s statements were true and that Mr. Allen had sexually abused her; second, that Dylan’s statements were not true but were made up by an emotionally vulnerable child who was caught up in a disturbed family and who was responding to the stresses in the family; and third, that Dylan was coached or influenced by her mother, Ms. Farrow. While we can conclude that Dylan was not sexually abused, we can not be definite about whether the second formulation by itself or the third formulation by itself is true. We believe that it is more likely that a combination of these two formulations best explains Dylan’s allegations of sexual abuse.”

Could it be any clearer? Mr. Allen did not abuse Dylan; most likely a vulnerable, stressed-out 7-year-old was coached by Mia Farrow. This conclusion disappointed a number of people. The district attorney was champing at the bit to prosecute a celebrity case, and Justice Elliott Wilk, the custody judge, wrote a very irresponsible opinion saying when it came to the molestation, “we will probably never know what occurred.”

But we did know because it had been determined and there was no equivocation about the fact that no abuse had taken place. Justice Wilk was quite rough on me and never approved of my relationship with Soon-Yi, Mia’s adopted daughter, who was then in her early 20s. He thought of me as an older man exploiting a much younger woman, which outraged Mia as improper despite the fact she had dated a much older Frank Sinatra when she was 19. In fairness to Justice Wilk, the public felt the same dismay over Soon-Yi and myself, but despite what it looked like our feelings were authentic and we’ve been happily married for 16 years with two great kids, both adopted. (Incidentally, coming on the heels of the media circus and false accusations, Soon-Yi and I were extra carefully scrutinized by both the adoption agency and adoption courts, and everyone blessed our adoptions.)

Mia took custody of the children and we went our separate ways.

I was heartbroken. Moses was angry with me. Ronan I didn’t know well because Mia would never let me get close to him from the moment he was born and Dylan, whom I adored and was very close to and about whom Mia called my sister in a rage and said, “He took my daughter, now I’ll take his.” I never saw her again nor was I able to speak with her no matter how hard I tried. I still loved her deeply, and felt guilty that by falling in love with Soon-Yi I had put her in the position of being used as a pawn for revenge. Soon-Yi and I made countless attempts to see Dylan but Mia blocked them all, spitefully knowing how much we both loved her but totally indifferent to the pain and damage she was causing the little girl merely to appease her own vindictiveness.

Here I quote Moses Farrow, 14 at the time: “My mother drummed it into me to hate my father for tearing apart the family and sexually molesting my sister.” Moses is now 36 years old and a family therapist by profession. “Of course Woody did not molest my sister,” he said. “She loved him and looked forward to seeing him when he would visit. She never hid from him until our mother succeeded in creating the atmosphere of fear and hate towards him.” Dylan was 7, Ronan 4, and this was, according to Moses, the steady narrative year after year.

I pause here for a quick word on the Ronan situation. Is he my son or, as Mia suggests, Frank Sinatra’s? Granted, he looks a lot like Frank with the blue eyes and facial features, but if so what does this say? That all during the custody hearing Mia lied under oath and falsely represented Ronan as our son? Even if he is not Frank’s, the possibility she raises that he could be, indicates she was secretly intimate with him during our years. Not to mention all the money I paid for child support. Was I supporting Frank’s son? Again, I want to call attention to the integrity and honesty of a person who conducts her life like that.

NOW it’s 21 years later and Dylan has come forward with the accusations that the Yale experts investigated and found false. Plus a few little added creative flourishes that seem to have magically appeared during our 21-year estrangement.


Hace veintiún años, cuando escuché por primera vez que Mia Farrow me había acusado de abuso sexual infantil, encontré la idea tan absurda que no le di importancia. Estábamos en medio de una terrible separación, con una gran enemistad entre nosotros y con una batalla por la custodia de los niños.

La evidente malevolencia parecía tan obvia que ni siquiera contraté un abogado para defenderme. Fue mi abogado del espectáculo quien me dijo que estaba llevando la acusación ante la policía y que necesitaría un abogado criminal.

Inocentemente pensé que la acusación sería desestimada porque claro, no había abusado sexualmente de Dylan y cualquier persona racional podría ver el ardid. El sentido común prevalecería. Después de todo, yo era un hombre de 56 años que nunca había sido –y que nunca volvió a ser- acusado de abuso sexual infantil. Había estado con Mia durante 12 años y en ese tiempo ella nunca me sugirió siquiera nada parecido a una falta en mi conducta. Ahora, de repente, luego de que condujera hasta su casa en Connecticut una tarde para visitar a los chicos por unas horas, cuando estaría en la casa de mi furiosa adversaria, con una docena de personas presentes, cuando estaba en las etapas felices de mi nueva relación con la mujer con la que me iba a casar, elegiría este momento para embarcarme en una carrera como abusador infantil. Lo ilógico de ese escenario me pareció determinante.

Sin embargo, Mia insistió en que yo había abusado de Dylan y la llevó inmediatamente al doctor para que la examinara. Dylan le dijo al doctor que no había sido abusada. Luego Mia llevó a Dylan a tomar un helado, y cuando volvió la nena había cambiado la historia. La policía empezó la investigación; una posible acusación pesó en la balanza. Por propia voluntad tomé una prueba con un detector de mentiras y la pasé, claro, porque no tenía nada que esconder. Le pedí a Mia que tomara una y no quiso. La semana pasada, una mujer llamada Stacey Nelkin, con quien había salido hace muchos años, apareció ante la prensa para decir que cuando Mia y yo habíamos tenido nuestra batalla por la custodia hace 21 años, Mia había querido que ella testificara que era menor de edad cuando salía conmigo, a pesar del hecho de que esto fuera mentira. Stacey se negó. Incluyo esta anécdota para que todos sepamos con qué clase de carácter estamos lidiando. Uno puede imaginar al leer esto por qué no quería tomar la prueba con el detector de mentiras.

Mientras tanto, la policía de Connecticut pidió ayuda a una unidad de investigación especial que se creaba en este tipo de casos, la Clínica de Abuso Sexual Infantil del Hospital Yale-New Heaven. Este grupo de hombres y mujeres imparciales y experimentados a los cuales acudió el fiscal del distrito para buscar orientación así como para procesar, pasó meses haciendo una meticulosa investigación, entrevistando a todos los que estaban involucrados, y verificando cada evidencia.

Finalmente, ellos escribieron su conclusión, la cual cito aquí: “Nuestra opinión experta es que Dylan no fue abusada sexualmente por el señor Allen. Además, creemos que las declaraciones grabadas en cámara y las que dijo ante nosotros durante nuestra evaluación no se refieren a eventos que le hayan ocurrido el 4 de agosto de 1992. Al desarrollar nuestra opinión consideramos tres hipótesis para explicar las declaraciones de Dylan. Primero, que sus declaraciones eran ciertas y que el señor Allen abusó sexualmente de ella; segundo, que las declaraciones de Dylan no eran ciertas y fueron inventadas por una nena emocionalmente vulnerable que quedó en un disturbio familiar y que estaba respondiendo al estrés que había en la familia; y tercero, que Dylan fue instruida o influenciada por su madre, la señora Farrow. Mientras podemos concluir que Dylan no fue abusada sexualmente, no podemos definir si la segunda o la tercera formulación son ciertas. Creemos que lo más probable es que una combinación de estas últimas dos formulaciones expliquen de la mejor forma los alegatos de abuso sexual de Dylan”.

¿Podría ser más claro? El señor Allen no abusó de Dylan; es más probable que una nena vulnerable de 7 años haya sido instruida por Mia Farrow. Esta conclusión desilusionó a cierta gente. El fiscal de distrito estaba impaciente por procesar un caso donde la figura fuera una celebridad, el juez de custodia, Elliot Wilk, escribió una opinión muy irresponsable diciendo al respecto del abuso sexual que “probablemente nunca sabremos lo que ocurrió”.

Pero sí lo sabíamos porque había sido determinado y porque no había equivocación en el hecho de que no había tenido lugar un abuso. Wilk fue bastante duro conmigo y nunca aprobó mi relación con Soon-Yi, la hija adoptada de Mia, que estaba en sus veintes. Pensó en mí como un hombre mayor que se aprovechaba de una mujer mucho menor, lo cual encolerizó a Mia como inapropiado a pesar del hecho de que ella había salido con un hombre mucho mayor, Frank Sinatra, cuando tenía 19. Para ser justos con Wilk, el público sintió la misma consternación al respecto de Soon-Yi y yo, pero a pesar de lo que parecía, nuestros sentimientos eran auténticos y hemos estado felizmente casados por 16 años y tenemos dos chicos geniales, ambos adoptados. (A propósito, hablando de circo mediático y falsas acusaciones, Soon-Yi y yo fuimos extra escudriñados tanto por la agencia de adopción como por el tribunal de adopción y todos apoyaron nuestras adopciones).

Mia obtuvo la custodia de los chicos y nos fuimos por caminos separados.

Yo tenía el corazón roto. Moses estaba enojado conmigo. Con respecto a Ronan, no sabía bien por qué, Mia nunca me dejó acercarme a él desde que nació. Adoraba a Dylan y ella era cercana a mí. Mia llamó a mi hermana en un ataque y le dijo: “Se llevó a mi hija, ahora me llevaré a la suya”. Nunca la vi otra vez ni pude hablar con ella, sin importar cuánto lo intenté. Todavía la quería profundamente y sentía culpa de que el haberme enamorado de Soon-Yi la hubiera puesto en la posición de ser usada como un peón de venganza. Soon-Yi y yo hicimos incontables intentos para ver a Dylan pero Mia los bloqueó todos, sabiendo cuánto la queríamos pero totalmente indiferente al dolor y al daño que estaba causando en esa pequeña niña sólo para apaciguar su propio resentimiento.

Aquí cito a Moses Farrow, cuando tenía 14 años: “Mi madre me insistió para que odiara a mi padre por separar la familia y abusar de mi hermana”.

Ahora Moses tiene 36 años y es un analista familiar de profesión: “Claro que Woody no abusó de mi hermana”, dijo. “Ella lo amaba y tenía muchas ganas de verlo cuando él la visitaba. Ella nunca se escondió de él hasta que nuestra madre tuvo éxito en crear una atmósfera de odio y miedo hacia él”. Dylan tenía 7, Ronan, 4, y ésta era, según Moses, la narrativa fija año a año.

Hago una pausa aquí para referirme rápidamente a la situación de Ronan. Él es hijo mío o, como sugiere Mia, el hijo de Frank Sinatra? Otorgo que se parece a Frank con los ojos azules y los rasgos faciales, pero si lo fuera, ¿qué nos dice esto? Que durante todas las audiencias de custodia Mia mintió bajo juramento y falsamente representó a Ronan como nuestro hijo? Incluso si no es el hijo de Frank, el hecho de que ella sostenga esa posibilidad, indica que estuvo unida íntimamente y en secreto con él durante los años que estuvimos juntos. Sin mencionar todo el dinero que pagué por manutención infantil. ¿Estaba manteniendo al hijo de Frank?. Otra vez, quiero llamar la atención sobre la integridad y honestidad de una persona que conduce su vida de esa forma.

Ahora, pasaron 21 años y Dylan aparece con las acusaciones que los expertos en Yale investigaron y encontraron falsos. Más algunas florituras creativas que parecen haber aparecido mágicamente durante nuestro distanciamiento de 21 años.

No es que dude que Dylan no haya llegado a creer que ha sido molestada, pero si desde los 7 años una madre fuerte le enseña a una niña vulnerable a odiar a su padre porque es un monstruo que la abusó, ¿es tan inconcebible pensar que, después de muchos años de este adoctrinamiento, la imagen que Mia quería establecer de mí haya echado raíces? ¿Acaso asombra que los expertos de Yale hayan elegido el adoctrinamiento maternal hace 21 años? Incluso el lugar donde el abuso supuestamente tomó lugar fue pésimamente elegido. Pero es interesante. Mia eligió el ático de nuestra casa en el campo, un lugar al que, debió haberse percatado, nunca habría ido porque es un pequeño, estrecho, cerrado lugar donde uno puede apenas pararse y yo soy un gran claustrofóbico. Las pocas veces que ella me pidió que entrara ahí para buscar algo, lo hice, pero rápidamente tenía que salir. Sin dudas, la idea del ático vino a su mente de la canción de Dory Previn, Con mi papá en el ático. Estaba en el mismo cd que la canción que Dory Previn había escrito sobre Mia traicionando su amistad al robar insidiosamente a su marido, André, Cuidado con las chicas más jóvenes. Uno debe preguntarse, ¿Dylan siquiera escribió la carta o fue, como mínimo, guiada por su madre?. ¿Acaso la carta realmente beneficia a Dylan o simplemente adelanta la agenda desgastada de la madre? Esto es para herirme con una difamación. Incluso hay un patético intento para lograr hacerme un daño profesional al incluir a estrellas de películas, lo cual huele mucho más a Mia que a Dylan.

Después de todo, si hablar era realmente una necesidad para Dylan, ella ya había hablado meses atrás en Vanity Fair. Aquí cito a Moses Farrow otra vez: “Sabiendo que mi madre nos usaba seguido como peones, no puedo confiar en nada que haya sido dicho o escrito por nadie de la familia”. Finalmente, ¿cree siquiera realmente la propia Mia que yo abusé de su hija? El sentido común debe preguntar: una madre que le enseñó a su hija de 7 años que fue abusada sexualmente (un crimen bastante horrible), ¿da consentimiento para que un videoclip de ella sea usado para honrar al abusador en los Golden Globes?

Claro, no abusé de Dylan. La amaba y espero que algún día ella comprenda cómo fue engañada sobre su padre amoroso y explotada por una madre más interesada en su propia furia que en el bienestar de su hija. Que te enseñen a odiar a tu padre y te hagan creer que abusó de vos ya causó un daño psicológico en esta hermosa y joven mujer y Soon-Yi y yo esperamos que algún día ella entienda quién la ha transformado realmente en una víctima y se reconecte con nosotros, como Moses lo ha hecho, en forma amorosa y productiva. Nadie quiere desalentar que las víctimas de abusos hablen sobre lo que les pasa, pero uno debe tener en mente que a veces hay gente que es falsamente acusada y que es algo también terriblemente destructivo. (Este artículo será mi palabra final en todo este asunto y no voy a responder a ningún comentario sobre el tema. Suficientes personas han sido lastimadas).

Conoce nuestra app en facebook