Si bien legalmente no existe en México la “primera dama”, en imagen, la esposa del presidente tiene su peso, por eso el video donde la actriz Angélica Rivera, esposa del presidente Peña Nieto le habla al pueblo de México en un tono molesto, enojada, es una mala estrategia.

Pudo haber dicho lo que dijo en un tono amable y pausado, decidió no hacerlo así, muchos mexicanos se sintieron regañados por cuestionar el conflicto de intereses que hay con la constructora favorita de Peña Nieto.

En su mensaje afirma que en el 2010 para dar por terminado el contrato firmado en el 2004 se le pagó con una casa en Paseo de las Palmas y un pago de 102 millones de pesos (IVA incluido), con la condición de que no trabajara por 5 años con ninguna televisora.

Se nuestro patrono!

.

En ese entonces Rivera ya era novia del entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto y se sabia que no volvería a trabajar, ya se hablaba en los medios de la posible boda. Por lo que no me suena lógico que le pagaran tanto dinero para terminar un contrato que ya llevaba seis años de firmado.

Pero no nos desviemos, supongamos que todo eso es cierto, el verdadero problema es el conflicto de intereses y de como la constructora beneficiada con muchos proyectos en el Estado de México y ahora a nivel federal sea la que le vendió los terrenos y la construcción de la mansión de 80 millones de pesos.

La “gaviota” como le llaman los que ven sus telenovelas afirmo que venderá esta propiedad, me pregunto si todo es legal, transparente ¿por que venderla?

La misma pregunta va para el presidente, si la licitación del tren a Queretaro es legal, transparente e impecable con la misma constructora de la “casa blanca” ¿por que cancelarla?

Otras estrellas de Telenovelas como Victoria Ruffo tendrán también fortunas de este tamaño?

angelica-rivera

Conoce nuestra app en facebook