En 2011 la asociación que administra los fondos de la fundación TELETON tenía invertidos mil 600 millones de pesos en la bolsa mexicana: desde bonos de deuda del gobierno federal hasta títulos de Walmart y Coca Cola.

Empresas que cada año realizan donativos al Teletón, como Bimbo y Sigma Alimentos (mejor conocida por su marca Fud), también están en su cartera de inversiones. Es como si con una mano aportaran dinero y con la otra recibieran financiamiento.

En su portafolio maneja los certificados de la Comisión Federal de Electricidad, documentos de deuda del Infonavit, del Fovissste y bonos de protección al ahorro.

Y no les ha ido mal, sólo entre 2010 y 2011 las inversiones bursátiles le redituaron al Teletón ingresos por más de 300 millones de pesos, de acuerdo con sus reportes internos.

Se nuestro patrono!

.

teleton-lucrativo-cuadro4

Por si fuera poco, la fundación aumentó su patrimonio con otra paradójica situación: aunque casi la totalidad de sus ingresos provienen de donaciones que las empresas e individuos deducen de su pago de impuestos, Teletón lanzó un juicio contra la Secretaría de Hacienda para obligar al gobierno a devolverle 54 millones y medio por concepto de IVA.

El juicio comenzó en 2005 y estaban por cumplirse casi cinco años de litigio cuando se emitió una resolución en su favor que les permitió obtener el doble del dinero reclamado: 107 millones 309 mil pesos.

La Fundación Teletón se comporta como debe esperarse de un inversionista consolidado y con experiencia: también ha colocado su dinero, el de los donadores, pues, en valores que cotizan en el extranjero.

Y ha puesto la mira y 300 millones de pesos particularmente en la Signum Finance II Public Limited Company, una empresa financiera con sede en Dublín, que cotiza en las bolsas de Irlanda y de Londres.

El nombre de Signum Finance salió a relucir en septiembre de 2012 en la prensa irlandesa, cuando se informó que el candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, había invertido en una empresa con sede en Dublín que compra “bonos basura”. La ciudad irlandesa es una de las plazas en las que los Legionarios de Cristo construyeron enclaves educativos y económicos.

Según el diario irlandés The Irish Independent, la empresa Alpstar CLO 2 –en la que invirtió Mitt Romney– mantiene conexiones con una empresa suiza del mismo nombre que adquiere bonos de empresas en dificultades, principalmente en la industria de la salud, la alimentación, el ocio, las telecomunicaciones y la construcción.

Esta empresa, a su vez, está vinculada con Signum Finance, pues comparten el mismo domicilio en el número 5 de Harbourmaster Place, en Dublín.

Además, el director de ambas empresas es Eimir McGrath, un ejecutivo que participa en 270 compañías, entre ellas algunas radicadas en el paraíso fiscal de Islas Caimán.

Parte de la investigación de RAÚL OLMOS para la revista emeequis.

Conoce nuestra app en facebook