Las amenazas de violencia contra cines llevaron a la cancelación del estreno de la película The Interview de las principales cadenas estadunidenses.

La crisis iniciada por ciberpiratas contra Sony Pictures Entertainment, que comenzó hace un mes explotó, el martes cuando el grupo autodenominado Guardianes de la Paz aumentó sus ataques más allá del espionaje corporativo y amenazó al público con mensajes que recordaban los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

“Recuerden el 11 de septiembre de 2001”, advirtieron los piratas informáticos. “Les recomendamos que se mantengan alejados de los cines. (Si su casa está cerca de uno de ellos, es mejor que no esté.)

El departamento de Seguridad Nacional dijo que “no había datos creíbles para indicar un plan activo contra los cines”, pero señaló que seguía analizando los mensajes del grupo que usa las siglas GOP.

Se nuestro patrono!

.

Pero el temor también hizo que las cadenas de cines Regal Cinemas, AMC y Cinemark, las más importantes de Estados Unidos, cancelaran hoy las funciones de la comedia de Seth Rogen y James Franco, que ha estado en la mira de los ciberpiratas para afectar a Sony.

El estudio había dado a los cines libertad para posicionarse respecto al estreno del largometraje.

“En vista de que la mayoría de nuestros exhibidores han decidido no proyectar la película, no seguiremos adelante con el estreno planeado para el 25 de diciembre. Respetamos y entendemos a nuestros socios y compartimos completamente su interés máximo en la seguridad de los empleados y los espectadores”, afirmó Sony en un comunicado.

El estreno en Nueva York previsto para el jueves, y que debía incluir una alfombra roja nutrida de famosos, también había sido cancelada antes del anuncio de Sony.

Carmike Cinemas, que opera 247 cines en el país fue la primera en cancelar las funciones de la película de acuerdo con Hollywood Reporter.

Las conjeturas sobre la participación de Corea del Norte con los ciberataques han surgido por las denuncias en ese país, contra la película. A mediados de año Corea del Norte advirtió que el estreno de la película sería “un acto de guerra que nunca toleraremos”.

Los estudios calificaron ayer el ataque informático de “asalto criminal sin precedentes (…) que buscaba destruir el espíritu y la moral” de los trabajadores de la compañía.

“Todo esto aparentemente para impedir el estreno de una película que no les ha gustado”, afirmó Sony.

Mientras, abogados han depositado dos demandas judiciales colectivas contra Sony Pictures en Los Ángeles. Una de las demandas alega que “Sony fracasó a la hora de garantizar y proteger sus sistemas informáticos, así como su base de datos”.

Es “una pesadilla épica que corresponde más a un thriller que a la vida real, y que se está desarrollando en cámara lenta para los actuales y antiguos trabajadores de Sony”, indica la denuncia de 45 páginas.

El martes Rogen y Franco dejaron de dar entrevistas. Los representantes de los actores aseguraron que no tenían comentarios.

El FBI dijo que está al tanto de las amenazas de GOP y “sigue trabajando para colaborar con nuestros socios para investigar este asunto”.

Conoce nuestra app en facebook