El fallecimiento de Joe Cocker, el cantante de la voz desgarrada, ha provocado una avalancha de reacciones, entre ellas la del beatle Paul McCartney, quien le agradeció que transformara su canción “With a Little Help From my Friends” en un “himno del 'soul”.

En declaraciones difundidas hoy por la cadena pública BBC, McCartney, que compuso el tema con John Lennon, recuerda cuando Cocker se presentó en su estudio para mostrarle la grabación, que posteriormente interpretó con gran éxito en el festival de Woodstock en 1969.

joe-cocker2

Se nuestro patrono!

.

“Fue alucinante”, asegura el exBeatle, que subraya que le estará “eternamente agradecido” por que convirtiera la canción de pop-rock “en un himno del 'soul”.

McCartney, de 72 años, dice además que “quería mucho” al cantante de Sheffield, “un chico del norte muy agradable”, del que admiraba “su manera de cantar”.

También ha recordado el particular estilo de Cocker Rick Wakeman, teclista de Yes y amigo personal del fallecido, que en las últimas cuatro décadas de su vida residió en un rancho en Estados Unidos con su esposa Pam.

“Tenía una voz que era simplemente única”, destacó Wakeman, que considera “sensacional” su versión del tema de los Beatles, con la que saltó a la fama mundial en la década de los setenta.

El batería del cuarteto de Liverpool, Ringo Starr, escribió en Twitter: “Adiós y que Dios bendiga a Joe Cocker”, mientras que el cantante de Aerosmith, Steve Tyler, tuiteó: “Te quisimos para siempre, siempre te echaremos de menos. RIP Joe Cocker”.

También expresó su pesar por la pérdida el hermano del cantante, Vic Cocker, de 74 años, que, en declaraciones a la BBC, le recordó como “un adolescente ruidoso”.

Vic Cocker, que vive en el pueblo de Holt, en el condado inglés de Norfolk, confió en que ahora la gente redescubra temas menos conocidos. “Hay tantas canciones que me encantan…”, dijo.

“Le recuerdo primero como hermano. Crecimos juntos en Sheffield, ambos fuimos hijos de la guerra (Segunda Guerra Mundial)”, explicó.

“Era un adolescente ruidoso y entonces empezó a emerger ese talento. Siempre fui admirador suyo y le animaba”, manifestó el mayor de los Cocker.

Explicó que le descubrieron el cáncer cuando contrajo una bronconeumonía al final de la gira que hizo en 2013 y señaló que “nadie le hubiera podido disuadir de fumar cuando era más joven”.

Sus recuerdos siempre serán “de Joe el hombre, paseando con sus perros en las montañas de Colorado”, concluyó.

El agente de Joe Cocker, Barrie Mashall, quien ayer anunció su muerte, le ha descrito como una persona “simplemente única”.

“Fue sin duda la mejor voz de soul-rock que ha salido del Reino Unido y siempre fue él mismo”, manifestó.

Cocker, añadió, fue “una verdadera estrella”, pero también “un hombre amable y humilde que adoraba actuar”.

El presidente de Sony Music Entertainment International, Edgar Berger, que contrató al cantante inglés, dijo que era “uno de los hombres más humildes” que ha conocido. “Su voz estará para siempre grabada en nuestra memoria”, ha afirmado.

El rockero canadiense Bryan Adams tuiteó ayer: “Joe Cocker ha muerto. RIP (Descansa en paz) mi buen amigo, fuiste uno de los mejores cantantes de rock que existieron”.

La voz desgarrada de Cocker, una de las más distinguidas del rock y el “blues”, se apagó ayer a los 70 años tras una batalla contra un cáncer de pulmón.

Nacido el 20 de mayo de 1944 en Sheffield (norte de Inglaterra), lanzó su carrera en agosto de 1969, cuando culminó su actuación en Woodstock con su inolvidable versión de “With a Little Help From my Friends” de los Beatles.

“Recordadnos”, le dijo entonces al público en tono profético Cocker, que convirtió en un himno generacional su interpretación del tema de Lennon y McCartney y fue la banda sonora de la serie “The Wonder Years”.

Al éxito en Woodstock le siguieron giras estadounidenses, incluida la legendaria “Mad Dogs & Englishmen Tour”, en las que compartió camerinos y excesos con músicos como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Rod Stewart y los Rolling Stones.

Convertido en una estrella de la música, el joven de clase trabajadora que se había criado en los pubes del norte inglés y que empezó como instalador de gas confirmó su talento para interpretar grandes éxitos en 1975, con “You Are so Beautiful”, un tema que Billy Preston había grabado antes sin lograr popularizarlo.

La bohemia de sus primeros años deterioró su imagen entre el público de EEUU, hasta que cambió de vida al conocer a Pam, con quien se casó y se retiró al “Rancho del perro loco”, en Colorado.

Tras aquella crisis, en 1982 sacó su tercer gran éxito, “Up Where We Belong”, la banda sonora original de la película protagonizada por Richard Gere “An Officer and a Gentleman”.

A lo largo de su carrera, Cocker publicó 22 álbumes de estudio, un currículum que cerró en 2012 con “Fire It Up”.

EFE

Conoce nuestra app en facebook