El éxito de Alejandro González Iñárritu en los Óscar no sentó bien a los sectores más conservadores de Estados Unidos, molestos por una ceremonia que consideraron muy liberal y en la que los derechos de los inmigrantes indocumentados fueron protagonistas.

“Fue una gran noche para México, como siempre. Este país, ya sabes, todo esto que pasa es ridículo”, aseguró ayer a la cadena Fox el magnate Donald Trump, quien no ocultó su sorpresa y frustración por los reconocimientos obtenidos por el equipo de Iñárritu en los Oscar, gracias a Birdman.

Se nuestro patrono!

.

“Este tipo no paraba de subir y subir y subir (al escenario) ¿Qué está haciendo? ¿Se va a marchar con todo el oro? ¿Tan buena es (la película)? Yo no he escuchado eso”, dijo indignado.

Los conservadores estadounidenses deseaban el triunfo de la patriótica y taquillera American Sniper, de Clint Eastwood, que sólo obtuvo una. “Los Oscar son una triste broma, muy parecido a nuestro presidente ¡Hay tantas cosas que están mal!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

EFE

Conoce nuestra app en facebook