El cineasta Guillermo del Toro dijo que México está pasando por un momento de descomposición del tejido social que marcará un parteaguas en el país.

Estamos en un momento excepcional; vivimos un hito de inseguridad, de descomposición que va a ser histórico. Se puede ir por orden: hemos tenido desmadres antes y después de las revoluciones y las guerras, pero van de la mano de un conflicto armado enorme, dijo el director tapatío, invitado de la edición 30 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG).

Dijo que se siente preocupado de que existan políticos y personas que crean que en algún momento la chingada se va a llevar un pedazo del país y no a ellos, pues a su juicio “cuando nos lleve la chingada nos va a llevar a todos de una manera u otra.

Se nuestro patrono!

.

Si no nos preocupa la corrupción, al ejercerla o como víctimas, a la corrupción en algún momento le vamos a preocupar y va a tocar a la puerta, y entonces se va a cargar algo preciado tuyo, agregó.

Señaló que le gustaría preguntar a quien ejerce a gran escala la corrupción en México, si cree que ese mal no le va a tocar y puede estar tranquilo con sus actos.

Me importaría preguntar: ¿qué existe en tu cabeza que te dice que no te va a tocar? Es algo que merece un estudio sociosicológico, señaló.

Ponderó las redes sociales como uno de los pocos medios aún libres de censura, que permiten expresar el descontento social y la crítica a las políticas públicas, aunque no se dijo muy esperanzado de continúe así en el futuro.

Hoy, parte de la red social es para no callar, por el momento y hasta que se empiece a reprimir; es un medio que todavía se puede usar de forma abierta.

Perdonar el éxito de los colegas

Reconoció que prefiere que su familia viva en el extranjero, por lo menos hasta que sus hijas tengan la mayoría de edad, debido a la situación que atraviesa el país, la cual provocó que en la última década del siglo pasado su padre fuera secuestrado; sin embargo, afirmó que también continúa su proyecto de regresar al país a hacer cine: Me lo debo como persona y como narrador, no me quiero morir con ese pendiente, explicó.

El creador de las películas El laberinto del fauno y Pacific Rim también se refirió al éxito y galardones internacionales que han obtenido mexicanos como Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón, por quienes se congratuló, por ser una muestra del talento y las ganas de hacer cine de muchos realizadores nacionales.

El nivel más alto de amistad es saber perdonar el éxito; es algo que debemos entender en México, dijo.

El realizador habló además de su película, a estrenarse a finales de 2015, titulada La cumbre escarlata, la cual describió como una obra de terror gótico ambientada en el siglo XIX, con clasificación para adultos.

Afirmó que sigue adelante su proyecto para instalar casas de apoyo a cineastas, guionistas, fotógrafos y escritores que estarán en diferentes ciudades de Francia, Estados Unidos y México, con el ánimo de incentivar la producción artística y ofrecer mejores condiciones a los que tienen vocación por el cine o la literatura.

Conoce nuestra app en facebook