El experto en música Jaime Almeida, de 66 años de edad, murió este viernes en Paraíso, Tabasco, a causa de un infarto.

La muerte ocurrió cerca de la medianoche tras una presentación en el Zócalo de la ciudad sobre la historia del bolero, junto con el trío Los Dandys.

Inició su carrera como reportero en el programa “Hoy Domingo”, en 1969. En 1970, formó parte del noticiero 24 horas, donde colaboró como reportero.

Fue productor y conductor del programa musical Estudio 54, de 1982 a 1990. También fue Director General de Televisa Discos: Melody y Cisne de 1983 a 1989.

Fue Coordinador del Catálogo de Radio en Fonoteca Nacional de 2010 a 2013. Actualmente era productor y conductor de programas en MILENIO, escribía columnas sobre temas musicales y colaboraba en El asalto a la razón. Era responsable en México de la estación Top Radio de Madrid.

Almeida era el presidente del consejo consultivo y del jurado calificador del Premio Nacional de Locución en la Asociación Nacional de Locutores. Comenzó su carrera de reportero en 1969. Trabajó en el extinto noticiero 24 Horas que condujo en esos años Jacobo Zabludovsky. No reporteaba sobre música, sino información política. Tuvo un campanazo cuando fue el único que entrevistó a José López Portillo cuando resultó el candidato del PRI a la Presidencia de la República. El Tigre Azcárraga preguntó que quién había sido el entrevistador. De ahí, el Tigre lo pasó a radio, sin aumentarle el salario. Luego lo nombró el mandamás de Mélody, la disquera de Televisa, y tampoco le aumentó el sueldo. Un día, desesperado por su empobrecimiento inexplicable le pidió a Acárraga que le diera más dinero. “¿Qué, a poco no te alcanza con la payola?” Almeida juraba que ni por aquí le pasaba esa idea.

Fue director de Comunicación Social de la Secretaría de Asentamientos Humanos y Obras Públicas y posteriormente condujo el programa musical Estudio 54, de 1982 a 1990. En los últimos años, de 2010 a 2013, fue coordinador del catálogo de radio en la Fonoteca.

Huía de la cultura de mármol y sus anécdotas musicales las relataba con chispa, sin recovecos. Un ejemplo, narrado por él, fue el motivo que inspiró a Juan Gabriel a componer Amor eterno, que cientos de miles de madres han hecho suya. En realidad, dijo Almeida, Juanga se la hizo a un lanchero de Acapulco. Así de lapidaria es la inspiración.

Expuso a este medio: “En el periodismo de espectáculos suelen escribirse notas que reflejan un escaso conocimiento del artista del que se habla y pocos datos sobre las canciones, por lo que la colección Hablando con música pretende ayudar a las nuevas generaciones de comunicadores y al público en general a subsanar esa carencia”.

Conoce nuestra app en facebook