El portero Iker Casillas ya es historia del Real Madrid. Pondrá fin en las próximas horas a 16 años defendiendo la camiseta del primer equipo blanco, 25 en el club, una carrera digna de una leyenda que no podrá colgar los guantes en el club de su vida, como siempre fue su deseo.

El acuerdo entre el Madrid y el jugador está a falta de unos flecos y de la firma. En las últimas horas, presionados por la proximidad del inicio de la gira del Madrid, se aceleraron las conversaciones, en las que siempre prevaleció el deseo del club de dejar ir a su capitán y la predisposición del guardameta para buscar una salida más que decente, a la altura de su trayectoria.

iker-casillas

Se nuestro patrono!

.

La clave para desbloquear la situación ha estado en la fiscalidad portuguesa. De los 10 millones brutos por dos años que ofrece el Oporto, Iker acabará percibiendo de manera neta unos 7, puesto que en el país vecino tributaría al 20%. Por tanto, el Madrid sólo tendría que desembolsar 5,5, netos, menos de lo que le correspondería al internacional por un año (su contrato, que finaliza en 2017, estipula que percibiría 6,5 en la 15-16 y 6 en la 16-17). Eso sí, Iker está dispuesto a renunciar a una parte de lo que le correspondería por contrato. Todos suman.

Casillas, tras sus vacaciones en Grecia y en el sudeste asiático, ya se encontraba ayer en Madrid, aguardando uno de los peores tragos de su carrera deportiva, el de decir adiós al Real Madrid, a Madrid y a los madridistas.

Condenados a entenderse
El portero, de manera pública, siempre mantuvo que su deseo era continuar en la disciplina blanca, pero el club le ha mostrado de manera inequívoca la puerta de salida. La determinación del Madrid en fichar a De Gea ha acabado de convencer a Iker de que lo más apropiado era cambiar de aires, también pensando en la Eurocopa de Francia, en la que se quiere despedir de la selección como titular, para lo cual necesita jugar y no pasarse un año en la sombra.

El club le comunicó a final de temporada que contaban con él pero que ficharían a un portero, una manera elegante de invitarle a salir sin manifestarle de manera abierta y frontal que el club le quería fuera. Casillas ha ido rumiando en las últimas semanas todo a lo que se expondría de quedarse. Suplencia, clima enrarecido, estatus comprometido en la selección… Un cocktail demasiado agrio para quien lo ha ganado todo.

Los acontecimientos, dentro de un tira y afloja , han desembocado en un acuerdo que se moverá en un sentido similar al adiós de otros jugadores importantes que se marcharon con contrato en vigor y a los que el Madrid pagó su sueldo, caso de Míchel Salgado y de Raúl, por ejemplo.

Todos contentos
Las tres partes, que se habían pedido un esfuerzo de manera conjunta, salen ganando. Iker jugará en un club que le permitirá competir al máximo nivel (disputará la Champions) y vivirá cerca de la capital; el Madrid cierra una etapa en la portería y ya tiene vía libre para lanzarse a por su relevo natural, David de Gea; y el Oporto incorpora a uno de los jugadores con más galones y palmarés del mundo. Firmará dos años más un tercero opcional (condicionado a la disputa de 30 partidos).

El anuncio oficial es inminente. El timing está condicionado por la presentación de hoy de Danilo. A partir de ahí, el brasileño pasará a un segundo plano en cuanto el club emita el comunicado que pondrá fin a una de las historias más legendarias de un jugador del Real Madrid.
Via: Marca

Conoce nuestra app en facebook