Fue una denuncia anónima. La recibió la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y la turnó por oficio a la Unidad Científica de la Policía Federal. Y ésta abrió un pozo lleno de alacranes.

La investigación, que requirió la ayuda de un juez federal para intervenir teléfonos y correos electrónicos, dio con una red que, apoyada en un empleado de Televisa, monta ataques contra medios, periodistas y políticos de varios partidos, incluso del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Uno de los principales involucrados es Adrián Rubalcava Suárez, ex Delegado de Cuajimalpa y próximo Diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), quien se considera a sí mismo ahijado político del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari. Pero no es el único.

Se nuestro patrono!

.

La Unidad Científica identificó a Juan Carlos Zaragoza Ríos, empleado de la televisora. Desde hace años recibe instrucciones y dinero para coordinar campañas de difamación, desprestigio y, eventualmente, para realizar extorsiones. Usa las redes sociales y otros recursos de Internet. Opera con trabajadores propios (varias mujeres), familiares y al menos un menor de edad, y recurre, como fachada, a un negocio de su madre en el Mercado Río Blanco (“Barbacoa Rufo ‘El Güero’”) en el DF. Se hace llamar “El Lobo de Wall Street” y falsifica la identidad jurídica de Google. Tiene al menos un alias de abogado, que usa para acosar a periodistas y medios.

Danna Vázquez, una representante de artistas que fue involucrada en el uso de cuentas de sus clientes para promover al Verde Ecologista de México (PVEM) –también partido de Rubalcava–, está relacionada a la red. También Alejandro Emiliano Zapata Sánchez, ex director de Comunicación Social de Cuajimalpa. Es un operador directo de las campañas de acoso contra periodistas y políticos y está grabado en conversaciones con Zaragoza.

El equipo de Zaragoza atacó recientemente a Aristegui Noticias, a SinEmbargo, a un periodista de Grupo Imagen, a Cuna de Grillos y a otros medios y comunicadores de la capital y del interior del país. Se cree que ataques similares fueron recibidos al menos por el periódico Reforma, aunque el periodo de las escuchas no alcanzó a documentarlo.

No se sabe a cuántos medios y periodistas atacó la red criminal. Tampoco a cuántos políticos. Se tiene el dato de que opera, al menos, desde 2011. Un registro de INDAUTOR (Instituto Nacional del Derecho de Autor) otorgó esta última información porque, aunque Zaragoza fue “borrando” huellas, cometió muchos errores. La PF no ofrece evidencia de que el empleado haya operado con anuencia o conocimiento de algún superior en la empresa en la que labora.

La investigación realizada por la Unidad Científica consta en el expediente 074/2015, fincado en la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE). SinEmbargo tuvo acceso al expediente por la denuncia interpuesta debido a los ataques que recibieron varios directivos a finales de 2014.

La Policía Federal contribuyó con más de 30 intervenciones telefónicas que dan cuenta de la relación del ex Delegado de Cuajimalpa con el trabajador de Televisa.

La investigación federal está en manos de la Fiscalía que, en teoría, defiende a periodistas. Pero el expediente no se ha integrado y tampoco se ha turnado a un juez. La primera agente del Ministerio Público que llevó el caso fue relacionada, en grabaciones, con presuntos actos de corrupción. Una grabación indica que habría recibido dinero de los agresores de periodistas. Fue relevada por petición de parte, pero sigue en su oficina. Ella lleva, hoy, otros casos de periodistas como el de Moisés Sánchez, asesinado en Veracruz.

Un compañero de la MP, designado para el caso, se fue “de vacaciones” justo antes de que Rubalcava obtenga inmunidad procesal (el viejo fuero) y aún cuando la Fiscalía fue alertada sobre la urgencia de consignar porque uno de los involucrados, Rubalcava, podrá legalmente esconderse en la ALDF.
Rubalcava ha ordenado ataques a políticos de su partido. Ha involucrado, en las campañas de difamación, a Miguel Ángel Osorio Chong, a Manlio Fabio Beltrones, a Miguel Ángel Mancera, a César Camacho, a Héctor Serrano y a muchos más.

Ordenó –y quedó en las grabaciones– “putear a Mauricio López”, líder del PRI en el DF. Esta y otras historias serán presentadas en los siguientes días.

En México, cada 26 horas hay una agresión contra un periodista. El año pasado ocurrieron 326 casos, entre ataques físicos, psicológicos, intimidantes y cibernéticos, según la organización internacional Artículo 19 en su “Estado de Censura. Informe sobre violencia contra periodistas 2014”.
En 43 por ciento de los casos, el ataque provino de un funcionario público.

ataque-mediosClick para agrandar

Juan Carlos Zaragoza Ríos, un empleado de medio nivel de Televisa, marcó desde su teléfono celular para dar una orden. Era la tarde del 24 de junio de 2015.

–Oye, necesito que me hagas un paro, güey –dijo.

Del otro lado, el que lo escuchaba (se identificó por la voz a un menor de edad) acató.

Esa tarde, Zaragoza Ríos cumplía una orden, como muchas otras veces, a las mismas horas en que las que trabaja dentro de la televisora. Se hace llamar “Jefe de Operaciones Estratégicas en Medios Digitales de Televisa” pero, en realidad, es “Jefe de Análisis de Contenido”. Ese es su cargo formal, según pudo verificar SinEmbargo.

Desde ese puesto, con tecnología a su disposición –la Policía Federal (PF) tiene una foto de él dentro de Televisa con equipo instalado–, realiza campañas contra rivales políticos, periodistas o medios de comunicación. Y ese día, Zaragoza Ríos iba a cumplir uno de esos encargos.

Por celular –consta en la grabación ordenada por el juez– pidió a su interlocutor que se grabara “con el perfil volteado”, es decir, donde no se le notaran los rasgos. Le instruyó a que dijera que el ex coordinador de Equidad de Género y Diversidad Sexual del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Veracruz, Pedro Zarrabal Rodríguez, lo había contactado en el café La Parroquia para ofrecerle un trabajo. Que luego lo había drogado y después, lo había violado y contagiado con VIH.

El interlocutor era un menor de edad.

El político veracruzano renunció a su partido y lanzó fuertes críticas al Gobierno de Javier Duarte de Ochoa. Esta era la respuesta.

El empleado de Televisa dictó al menor el parlamento que usaría en el video difamatorio:

“[Di a cámara que] después de la entrevista, ‘pus él amablemente me dijo que pasaba cerca de mi casa y bueno, pus la verdad es que cuando nos subimos, me invitó una bebida y desperté en una habitación de un hotel y pus ya sin mis pertenencias, este… Adolorido, sin dinero, nada. Y al parecer creo que tengo VIH’”.

Zaragoza Ríos soltó una carcajada.

Juan Carlos Zaragoza Ríos es la misma persona que a petición de funcionarios públicos, entre ellos Adrián Rubalcava Suárez –ex Delegado de Cuajimalpa y a punto de tomar posesión como Diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF)–, realiza campañas de acoso en contra de políticos y periodistas de varios medios de comunicación.

Para ello usa las redes sociales: Twitter, Facebook y Youtube, así como falsos artilugios legales (como registros en el Instituto de Derechos de Autor, INDAUTOR). Asume falsamente la personalidad jurídica de Google para enviar correos a su nombre y utiliza un seudónimo como “abogado” para presionar y amenazar.

De acuerdo con la evidencia recolectada hasta hoy por la Unidad Científica de la Policía Federal, entre los amenazados por orden de políticos están un periodista de Grupo Imagen, los sitios digitales Aristegui Noticias, Cuna de Grillos y SinEmbargo. El ataque alcanzó a varios medios del interior del país.

Un juez federal autorizó distintos periodos para que los agentes de la policía realizaran escuchas. No es posible saber, a ciencia cierta, cuántos medios más o cuántos políticos están o estuvieron bajo ataque, debido a que la investigación tenía un alcance y un plazo de tiempo.

Hasta donde se conoce, no es posible aún determinar el origen de los recursos utilizados para financiar los trabajos encabezados por el empleado de Televisa.

Es posible verificar, en los audios, que Rubalcava encargó campañas contra distintos políticos de varios partidos. Uno de esos ataques fue contra el actual presidente del PRI en el Distrito Federal quien, en distintos eventos públicos, defendió su gestión al frente de Cuajimalpa y también ante las acusaciones de que es un hombre violento.

De las grabaciones se desprende que otro de los políticos que usaron los “servicios” de Zaragoza Ríos es Fidel Herrera Beltrán, ex Gobernador priista de Veracruz. Él, o gente de él, pagaron al empleado de Televisa para acosar a Aristegui Noticias.

Via: Sin Embargo

Conoce nuestra app en facebook