Después de nueve años, la periodista Sanjuana Martínez ganó una demanda por despido injustificado a la revista Proceso, donde trabajó por 20 años hasta que fue despedida por realizar un trabajo de pederastia clerical que involucraba al cardenal Norberto Rivera.

“Ha sido una larga batalla por la legalidad. Es apenas un avance en mi lucha por el derecho de las audiencias y el respeto de los derechos laborales de los periodistas”, dijo Sanjuana Martínez al enterarse del laudo emitido por Rubén Arturo Jasso Márquez, presidente de la Junta Especial Número Cinco de la Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal, dentro del expediente 720/2006.

De acuerdo con el boletín informativo publicado por la propia periodista en su cuenta de Facebook, la Junta de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal condenó a la revista Proceso (Comunicación e Información, S.A.) a pagar a Martínez el equivalente a los salarios caídos durante los nueve años que ha durado el litigio, más aguinaldos, vacaciones y prima vacacional del último año de servicios, así como la prima de antigüedad dejándose a salvo los derechos de la actora respecto al pago de las utilidades, entre otras prestaciones marcadas por la ley.

La demanda fue interpuesta por Sanjuana Martínez el 21 de julio de 2006 contra Comunicación e Información, S.A., Revista Proceso, S.A. de C.V., Julio Scherer García, Vicente Leñero, Enrique Maza, Enrique Sánchez España, Rafael Rodríguez Castañeda, María Scherer Ibarra, Humberto Herrero, Alejandro Rivera, Enrique Maza, Homero Campa y Antonio Jaquez, por despido injustificado y por no haber recibido la indemnización que marca la Ley Federal del Trabajo.

“Esta ha sido una lucha prácticamente en solitario. No es lo mismo ser censurada y despedida injustificadamente por la Revista Proceso que por MVS o Televisa, aunque debería de serlo sin considerar la línea editorial o la ideología. Esto no tiene nada que ver con la izquierda o la derecha, es un asunto estrictamente de justicia laboral”, dijo la periodista.

Según narra en una entrevista concedida a Cristina Renaud, que también recupera en Facebook, la censura llegó con sus investigaciones sobre pederastia clerical. “Pasaban los meses y mis reportajes se quedaban guardados, hasta que a los seis meses, cuando mis entrevistados exigían una explicación, Salvador Corro (subdirector de Información) me dijo que el material no se iba a publicar. No expresó ninguna razón de carácter periodístico, simplemente me dijo que no sería publicado porque parecía ‘una campaña contra la Iglesia’”.

El despido se hizo cuando se trasladaba de EU a México, “el director me despidió, a pesar de que dicho traslado había sido autorizado personalmente por (Julio) Scherer [presidente del Consejo de Administración de CISA, empresa editora de Proceso], (Vicente) Leñero [vicepresidente] y (Enrique) Maza [tesorero]”.

“Ellos prefirieron callar y permitir el abuso. Cuando le hablé a Julio (Scherer) para decirle si iba a darme mi indemnización, su respuesta, después de expresarme su respeto y admiración a mi trabajo, fue: ‘No Sanjuana, ¿cómo crees? Yo de dinero no voy a hablar contigo. Yo soy un caballero’. Esa fue su respuesta. Juzguen ustedes mismos”, añadió.

También señala que Scherer sólo le ofreció el 30% de indemnización marcada por la ley, situación que aceptó de primer momento pero con la condición de que le ofreciera una disculpa. El fundador simplemente se negó y siguió el litigio.

Con información de la revista digital etcétera

Conoce nuestra app en facebook