Cada día hay mas similitudes de Andres Manuel Lopez Obrador con Donald Trump, y para muestra este tuit que pusó ayer el peje luego de que el escritor Francisco Martin Moreno lo criticara en su columna de El Universal.

Tal como Trump lo hace con quien lo critica, como lo hizo con Meryl Streep o el elenco de Hamilton y un largo etcetera.

La columna la pueden leer a continuación:

Por qué no votaré por López Obrador

No, no votaré por López Obrador porque intentaría gobernar con recetas extraídas del bote de la basura de la historia de las doctrinas económicas que han demostrado sobradamente su caducidad e ineficiencia. Su diagnóstico para superar el temerario nivel de atraso que padecemos está equivocado, porque el principal problema de México no es la corrupción, un cáncer que nos devora por los cuatro costados, sino el escandaloso fracaso educativo: somos un país de reprobados en ética, en ciencias, en lectura, en operaciones elementales aritméticas y en todo lo relativo al saber universal. Y, sin embargo, AMLO se alía con uno de los peores enemigos de México: la CNTE, una coordinadora magisterial reconocida como una feroz defensora de la ignorancia que incendia alcaldías, bloquea carreteras, paraliza ciudades, quema sucursales bancarias, rapa a los profesores, se opone a la superación académica, a la capacitación magisterial, a la evaluación de los maestros, insiste en la compra-venta de plazas y amenaza a las instituciones de la República a cambio de dinero. ¿Cómo votar por un político que traba alianzas en contra del futuro de nuestros hijos y, por ende, de México?

Pemex, antes la única empresa petrolera monopólica del mundo que se encuentra quebrada, ha sido, sálvese el que pueda, una cantera de bandidos. ¿Qué propone AMLO? Construir refinerías operadas por Pemex, muy a pesar de que el gobierno ha demostrado ser un pésimo empresario, si no olvidan las catastróficas empresas descentralizadas de Echeverría. AMLO insiste en el capitalismo de Estado, el burocrático, como que ignora el derrumbe de la Cortina de Hierro y la desaparición de la URSS. AMLO intimidó al Tribunal Electoral del DF, amenazó con marchas y ante la flagrante cobardía del gobierno, logró que, a pesar de no contar con el requisito de residencia mínimo de cinco años establecido por la ley, pudiera gobernar la Ciudad de México. AMLO no erradicó la corrupción de la policía capitalina, ni acabó con la corrupción en las delegaciones ni en la propia de la autoridad central. ¿Por qué sí habrá de erradicar la corrupción a nivel federal, cuando no ha convencido con un plan efectivo destinado a sanear al país? En México existen 24 millones de compatriotas que perciben ingresos inferiores a 5 mil pesos mensuales, ¿se superará su condición económica y la de 16 millones sepultados en la miseria extrema, atacando la corrupción? Ese no es el camino.

El fascismo niega la existencia del Estado de Derecho: AMLO mandó al diablo a las instituciones de la República. AMLO evitó su desafuero aun en contra de lo dispuesto por la ley. AMLO se negó a ejecutar cerca de 900 resoluciones judiciales durante su estancia en el gobierno de la Ciudad y se resistió a acatar, por la vía de los hechos, las sentencias emitidas por la Suprema Corte de Justicia. AMLO intimidó a la autoridad por medio de plantones. AMLO, como Castro y Chávez, ha creado un enemigo, como la “Mafia del Poder”, a la que ya prometió amnistiar de llegar a Los Pinos y, por el otro lado, ¡cuánta incongruencia!, promete acabar con la corrupción. ¿Cómo entenderlo? AMLO divide al país entre ricos y pobres y los enfrenta entre sí para lucrar políticamente con el revanchismo social. AMLO asestó un intento de golpe de Estado, cuando impidió que el Senado deliberara, libre y soberanamente, al rodear con la policía capitalina dicho recinto legislativo para impedir la votación de una ley que no le convenía. AMLO propone un sindicalismo populista de consecuencias imprevisibles desde que ha prometido volver a contratar a los integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas, una cáfila de burócratas extorsionadores y corruptos, cuyo despido implicó una enorme sangría del erario. AMLO dicta e impone en Morena, en donde, como en el PRI, no existe la menor simiente democrática. ¿Ese es el futuro? AMLO se unge como abanderado de la “Honestidad Valiente”, a pesar de un Bejarano y sus ligas, y de otro funcionario de su gobierno que se jugaba los recursos públicos en Las Vegas. AMLO es enemigo de la transparencia, de la apertura informativa, desde que esconde el proyecto ejecutivo financiero de los segundos pisos en un fideicomiso a 12 años. AMLO nunca ha aclarado de qué ha vivido los últimos años ni de dónde ha sacado los recursos multimillonarios para viajar, organizar mítines, contratar miles de camiones para los acarreados y pagar cantidades incuantificables de viáticos. AMLO propone las marchas callejeras para asustar a los poderes soberanos de la Federación, mostrándoles un puño que implica el enfrentamiento con las masas y el terror al derramamiento de sangre. Quien se oponga a cualquier decisión suya tendrá que vérselas con las masas, a las que controla con instintos e impulsos apartados de la más elemental razón. AMLO empeñó su “palabra de honor” cuando prometió someterse al veredicto del IFE y al perder las elecciones, por toda respuesta, bloqueó el Paseo de la Reforma, con graves daños económicos para la ciudad. AMLO siempre impuso su voluntad por la vía de los hechos y no en términos institucionales, por ello tomó pozos petroleros, bloqueó caminos e inundó el Zócalo capitalino con barrenderos de Tabasco que fueron desalojados a través de acuerdos desaseados e inconfesables.

Gobernar es crear empleos, pero no burocráticos, sino productivos, derivados de la fuente de riqueza creada por empresas privadas mexicanas a las que AMLO invariablemente les declaró la guerra, hasta que en últimas fechas ha venido cambiando su posición de cara a las elecciones. ¿Cómo creerle? ¿Ya es otra persona, que si vuelve a perder en 2018, acatará la voluntad popular y entenderá el papel del sector privado? ¿Ahora ya no se va a retratar como “Presidente Legítimo” con la banda tricolor colocada al revés, la mano derecha levantada, en tanto juraba respetar la Constitución y las leyes que de ella emanan? ¿Qué es la Constitución para AMLO, que cuando la juró no la respetó? ¿Ya es un nuevo AMLO que no le diría a Fox: Cállate, Chachalaca? ¿Ya no es un peligro para México el mismo AMLO que le dio el banderazo de salida a vehículos (adquiridos quién sabe cómo), las “brigadas de reconexión”, que se encargaron de conectar la luz a quienes no la hubieran pagado colocando ilegalmente “diablitos” en Tabasco? ¿Quién lo sancionó al volver a atentar en contra del patrimonio público?

AMLO odia los debates presidenciales, las conferencias de prensa y las entrevistas para no exhibir su inseguridad ni su intolerancia. AMLO descalifica las encuestas si éstas no le favorecen. AMLO, quien nunca se pudo inspirar en Nietzsche, se llegó a proclamar “soy indestructible”, sin saber que Mussolini también proyectó siempre la imagen de un superhombre.

No, no votaré por López Obrador, un peligro de extracción chavista y trumpiana para México. Yo soy inocente, lo denuncié a tiempo.

 

[email protected]

@fmartinmoreno

Conoce nuestra app en facebook